La odisea del empezar.

Vivencias personales

Víctor Gómez Marrero

Fotos: Autor

 

Despu√©s de varios a√Īos de estudios, llega la hora de decidir una v√≠a por la que empezar a ganarse la vida. En una gran mayor√≠a de casos, es dif√≠cil encontrar el oficio que sea m√°s acorde con nuestra manera de ser y de pensar, y poder as√≠, como m√≠nimo, ganarnos la vida dignamente.

 

En mi caso no fue una elección complicada el decantarme por empezar con un proyecto de agricultura. Por tradición familiar y en el entorno donde he vivido, siempre ha estado presente mi relación con el campo. Como sucede a una gran parte de las familias canarias, las fincas o canteros de los que dispongo están repartidos en varias zonas, y en total para su explotación puedo contar con una superficie que ronda los 7.000 m2 de terreno, una cifra ridícula para muchos pero que no sólo es suficiente para empezar, sino que llevada a unos niveles buenos de eficiencia puede dar mucho de sí.

 

 

Por principios, desde un primer momento solicit√© el certificado de Agricultura Ecol√≥gica. Tras pasar un gran mar de burocracia y esperar los tres a√Īos de reconversi√≥n establecidos, finalmente lo consegu√≠. Una medida que tuvo detractores, incluso entre algunas personas de las agencias de extensi√≥n agraria, de donde se supone que tienes que recibir apoyos.

 

El modelo ecol√≥gico se alza como la gran alternativa ante otro modelo de agricultura que es insostenible tanto desde el punto de vista productivo como desde el ambiental. En el √°mbito de la agricultura llamada ‚Äúconvencional‚ÄĚ hay mucha gente que no respeta los plazos de seguridad de los productos fitosanitarios, se abona masivamente con productos qu√≠micos y un largo etc√©tera que hace que la cadena y los costos, no solamente los econ√≥micos, vayan siendo cada vez m√°s dif√≠ciles de mantener.

 

El empezar a producir de forma ecológica no ha sido fácil. Conseguir las semillas sigue siendo un dolor de cabeza, ya que en la actualidad el mercado no suministra una línea ecológica certificada muy diversa, aunque poco a poco varios viveros hayan empezado a introducir su correspondiente sección ecológica. El precio también es un obstáculo, puesto que mientras sea un mercado minoritario las semillas tendrán un coste muy superior a las convencionales.

 

 

Entre tanto, otros aspectos dentro de la agricultura ecol√≥gica, como son el control de plagas y el manejo del suelo, no han sido a d√≠a de hoy ning√ļn impedimento para conseguir buenos resultados, claro que con la experiencia y otros factores se ir√° mejorando la producci√≥n.

 

En el tema del abonado, que es muy importante, he utilizado principalmente compost proveniente de la finca de Canarias Forestal en Guía de Isora y estiércol de cabra de ganadería local. Aunque en poco tiempo espero sustituir a través de ganadería propia gran parte del porcentaje de estiércol que se necesita.

 

Como parte del proyecto inicial, ten√≠a muy presente la construcci√≥n de un invernadero, por lo que hace tres o cuatro a√Īos, cuando se solicit√≥ una subvenci√≥n para el mismo, de nuevo apareci√≥ una gran dosis de burocracia y papeles. A ello se a√Īadi√≥ la tardanza de varios a√Īos en la tramitaci√≥n de la ayuda, debido a cambios en las mismas y a fen√≥menos colaterales como incendios, tormentas etc... que hicieron la espera mucho m√°s larga. Luego, pasados como tres a√Īos, me lleg√≥ la subvenci√≥n con un plazo rid√≠culo para la construcci√≥n del invernadero y las restantes infraestructuras planeadas. Por ese motivo y por el a√Īadido de tener que dialogar con distintos entes bancarios, se rechaz√≥ la ‚Äúayuda‚ÄĚ.

 

Se volvi√≥ a solicitar para el a√Īo siguiente, pero en este segundo caso nos encontramos con la sorpresa de algunos nuevos requisitos, como las licencias de construcci√≥n del ayuntamiento. Entonces chocamos con el absurdo de que para poder construir un invernadero hay que tener m√≠nimo 10.000 m2, en una zona que es quiz√°s de las m√°s agr√≠colas que tiene el pueblo donde vivo, o que para construir una charca o estanque son necesarios 50.000 m2 de terreno... Para m√°s inri, tambi√©n se escudan muchas veces en que las obras de esas infraestructuras agr√≠colas da√Īan el entorno paisaj√≠stico, aunque, parad√≥jicamente, las administraciones competentes parecen no ver decenas de casas ilegales en la misma zona; las toleran y hacen la vista gorda. As√≠ que, definitivamente, desist√≠ de las veneradas subvenciones.

 

Uno de los temas más importantes para cualquier productor agrícola, ya sea de agricultura tradicional o ecológica, es, sin duda, el mercado. Actualmente en ese campo siguen teniendo una gran presencia los gangocheros (intermediarios), a los que he tenido que recurrir en más de una ocasión para poder sacar parte de la producción, con lo que eso conlleva. Ellos pagan un porcentaje realmente bajo y ganan una gran comisión sólo por transportar las mercancías y venderlas.

 

 

A eso hay que a√Īadir la gran saturaci√≥n del mercado con importaciones masivas, que hacen que nuestros productos queden relegados a un segundo lugar.

 

La posible alternativa y la v√≠a que estamos utilizando para sacar las cosechas son los incipientes mercadillos del agricultor, que est√°n sin duda en pleno auge, donde se vende de manera directa entre el productor y el consumidor. Y otro sistema son los intercambios que, seg√ļn las necesidades de consumo o las de mercado, se realizan con otros operadores ecol√≥gicos.

 

Más allá de todos los problemas y obstáculos con los que nos encontramos, el proyecto avanza con nuevas ideas para poder hacerlo más completo desde distintas perspectivas y para poder producir otro tipo de artículos complementarios y derivados de la agricultura.

 

La reactivaci√≥n del sector primario, muchas veces ignorado y mal visto medi√°ticamente, pero siempre necesario para el desarrollo de cualquier pueblo, es sin duda el objetivo principal, al que uno suma su peque√Īo grano de arena para poder contribuir a la estabilidad y al crecimiento sostenible de nuestra tierra.

 

 

Share

Anterior Indice Siguiente

Arquitectura tradicional   |   Rehabilitaci√≥n   |   Bioconstrucci√≥n   |   √Ārboles   |   En el jard√≠n
Flora canaria   |   El Para√≠so perdido   |   Patrimonio natural   |   Del Atl√°ntico   |   Arte y paisaje
Letras y naturaleza   |   En memoria   |   Opini√≥n   |   Agricultura ecol√≥gica y tradicional