Finca La Hornaca: un proyecto a medio plazo

Jes√ļs Rodr√≠guez-Franco Castro

Fotos: Autor - Rincones

 

Nuestra relación con la agricultura surgió al acometer la reconstrucción de una antigua casa en una finca de origen familiar situada en Tacoronte, al borde del barranco de Guayonge.

 

En los antecedentes de esta finca destaca la presencia, en los a√Īos treinta del siglo pasado, del doctor F√©lix Peipers m√©dico alem√°n colaborador de Rudolf Steiner, sabio austriaco, que cultiv√≥ la pedagog√≠a, la sociolog√≠a, la medicina, el teatro y la agricultura biol√≥gica, desarrollando las bases agron√≥micas de lo que m√°s tarde se llamar√≠a Agricultura Biodin√°mica. Peipers recal√≥ en Tenerife debido a la tuberculosis que padec√≠a, y entre otras cosas, construy√≥ en la finca un establo que es una construcci√≥n singular, con un sistema de refrigeraci√≥n integrado en la propia estructura del edificio, y fue un referente en la comarca debido a la innovadora explotaci√≥n ganadera y al embotellado de leche.

 

 

Despu√©s de muchas vicisitudes nos decidimos a emprender la empresa de cultivar aquel espacio que llevaba tantos a√Īos abandonado.

 

Los comienzos siempre son duros y √©ste no iba a ser de otra manera; lo primero que hicimos fue hablar con los viejos del lugar, luego con t√©cnicos y tambi√©n recibimos formaci√≥n en algunos cursos, y as√≠ tomamos la decisi√≥n de plantar vi√Īa. Fruto de un compromiso con el medio ambiente, un consumo m√°s responsable fraguado en las inquietudes proyectadas por los movimientos verdes de los a√Īos ochenta y en las ense√Īanzas que adquirimos de algunas experiencias que ya se llevaban a cabo en la pen√≠nsula, decidimos inclinarnos por el cultivo de vi√Īa eco-biol√≥gica.

 

Corr√≠an los comienzos de los a√Īos noventa y, con alguna ayuda de Europa, y apoyados en el relanzamiento de los vinos en Tacoronte (creaci√≥n de la D.O.), emprendimos este innovador proyecto, respetando la configuraci√≥n del terreno con sus bancales o terrazas, ya que formaban parte de nuestro acervo hist√≥rico y de un paisaje singular a conservar.

 

 

Casi paralelamente en el tiempo, llevamos a cabo en la zona colindante con el barranco de Guayonge, en el que había cierto grado de degradación, un proyecto de restauración forestal mediante la implantación de masas boscosas en una superficie aproximada a los 8.500 m2 con el objetivo de crear un corredor natural que uniera y ampliara la zona del Paisaje Natural Protegido Costa de Acentejo, de la Red Canaria de Espacios Protegidos, con el barranco de Guayonge, contribuyendo así a mejorar el hábitat de especies forestales desaparecidas de bosque termófilo y laurisilva cálida.

 

Persegu√≠amos con ello una mejora en el paisaje y aumentar la biodiversidad al ampliar el h√°bitat de especies de fauna protegida, como cern√≠calos, aguilillas, b√ļhos chicos, gavil√°nes, tabobos, abubillas‚Ķ Este grupo de fauna aumentar√≠a, ya que, al renovarse la masa vegetal con nuevas zonas-refugio donde nidificar y dada la cercan√≠a de una explotaci√≥n agr√≠cola no agresiva, aumentar√≠an tambi√©n las poblaciones de invertebrados. Por otro lado se conseguir√≠a tambi√©n combatir la erosi√≥n, regular los microcroclimas y formar un cortavientos natural.

 

El plan de actuaci√≥n consisti√≥ en la limpieza de especies de plantas agresivas ‚Äďzarzas, rabo de gato, tunera, etc‚Ķ‚Äď y la conservaci√≥n de las plantas arbustivas aut√≥ctonas existentes ‚Äďtabaiba, cerraja, incienso, cornical, vinagrera, orobal, verodes, granadillos, espineros, torviscas, malpica...‚Äď como base sobre la que se restaurar√≠a el ecosistema. Y por √ļltimo, se implantaron especies del piso vegetal term√≥filo de forma irregular, buscando la forma de imitar la naturaleza: palmera canaria, sabina, peralillo, moc√°n, marmul√°n, alm√°cigo, drago, faya, peralillo‚Ķ

 

 

Volviendo a la explotaci√≥n agr√≠cola, plantamos la vi√Īa con las variedades list√°n negro, negramoll y list√°n blanco, en un sistema de conducci√≥n en espaldera de cord√≥n sencillo, con una baja densidad, al tener un marco de plantaci√≥n de 2‚Äô2 m entre filas y 1‚Äô5 m entre matas de vi√Īa, y una orientaci√≥n noreste-suroeste para conseguir una buena aireaci√≥n de los benditos vientos alisios dominantes.

 

El trabajo de la vi√Īa se hace siguiendo criterios de agricultura ecol√≥gica en una b√ļsqueda para obtener productos de m√°xima calidad y al mismo tiempo ser mas respetuosos con el medio ambiente y con el consumidor.

 

El trato que se le da a la vi√Īa exige un cuidado exhaustivo basado en la prevenci√≥n, la nutrici√≥n y la restauraci√≥n de la vida del suelo con el fin de conseguir plantas m√°s r√ļsticas y resistentes y unos frutos con m√°s sabor y m√°s saludables.

 

Hacemos una vigilancia continua para poder adelantarnos a las inclemencias del tiempo y a las posibles plagas.

 

 

No usamos productos qu√≠micos de s√≠ntesis; con ello, entre otras cosas, perseguimos proteger una poblaci√≥n mayor de microorganismos beneficiosos, como es el caso de las poblaciones de levaduras, las cuales a la hora de elaborar el vino actuar√°n en mayor n√ļmero potenciando las caracter√≠sticas organol√©pticas, como el aroma y los sabores m√°s ligados al suelo y al microclima‚Ķ

 

Usamos abonos org√°nicos que provienen de ganado de producci√≥n controlada, adem√°s de la pr√°ctica de la plantaci√≥n de abono verde con leguminosas y gram√≠neas, y el aporte de materia org√°nica a trav√©s de los propios residuos de la explotaci√≥n con los restos de los sarmientos de poda (que se trituran a pie de parra); tambi√©n usamos fitosanitarios de origen natural, y en este sentido, estamos introduciendo tratamientos con preparados biodin√°micos, como extractos de cola de caballo, ortigas y algas marinas, en la b√ļsqueda de una armon√≠a entre los distintos elementos, todo ello con el fin de producir un vino especialmente vivo y libre de residuos.

 

Desde hace tres a√Īos elaboramos de forma casi artesanal el Hoya del Nav√≠o, un vino ecol√≥gico que busca los aromas tradicionales.

 

 

La vendimia la realizamos en el momento de maduración fenólica, con debido esmero. Hacemos un rápido transporte y seleccionamos la uva, racimo a racimo, a la entrada en bodega. Luego abordamos distintas estrategias con objeto de minimizar el uso del sulfuroso, que en el vino ecológico está limitado a la mitad que en un vino convencional, y realizamos una limpieza e higiene muy estricta, con utilización de sistemas de hidrolimpieza con agua caliente, evitando así el empleo de agentes químicos muy agresivos.

 

Mantenemos el mosto en maceraci√≥n durante unos 10 d√≠as con bazuqueos continuos y remontados para as√≠ obtener un vino con unos magn√≠ficos aromas, sabores y tonalidades. Con un suave prensado, extraemos el jugo de la uva que luego en la estancia en barricas de roble franc√©s y americano nos dar√° ese vino fino que buscamos. Finalmente el reposo en botella acabar√° por definir todo el potencial y la complejidad de la variedad y el terru√Īo.

 

Pasados unos meses, todas las botellas son manipuladas a mano para su vestido final antes de salir al mercado.

 

 

Tambi√©n el nombre de la marca y la etiqueta tienen una peque√Īa historia:

 

El nombre procede de una ensenada que hay entre Mesa del Mar y El Prix, y seg√ļn cuentan las leyendas, en los tiempos en que los malvas√≠as de Tenerife eran muy apreciados, eran objeto de deseo por parte de piratas que arribaban a sus costas a trav√©s de las calas de Juan Fern√°ndez y la Hoya del Nav√≠o.

 

Estamos comercializando vino desde hace s√≥lo dos a√Īos, y en esta a√Īada de 2008 el Hoya del Nav√≠o ha sido recibido con numerosos elogios y buenas cr√≠ticas.

 

 

Ha sido incluido entre los 100 mejores vinos j√≥venes espa√Īoles del a√Īo debido al Baco de Oro obtenido en la XXIII Cata-Concurso Nacional Premios Baco 2008 de vinos j√≥venes, organizada por la Uni√≥n Espa√Īola de Catadores (U.E.C.).

 

También ha tenido otro premio en el concurso internacional de vinos y aceites ecológicos EcoRacimos, dentro del certamen BioCórdoba, con una medalla de bronce. Todo un reconocimiento a un trabajo que afortunadamente es un espejo de otras iniciativas que están surgiendo como setas por todas partes. Esperemos que los vientos sigan soplando en la buena dirección.

 

 

Share

Anterior Indice Siguiente

Arquitectura tradicional   |   Rehabilitaci√≥n   |   Bioconstrucci√≥n   |   √Ārboles   |   En el jard√≠n
Flora canaria   |   El Para√≠so perdido   |   Patrimonio natural   |   Del Atl√°ntico   |   Arte y paisaje
Letras y naturaleza   |   En memoria   |   Opini√≥n   |   Agricultura ecol√≥gica y tradicional