Les deseamos todo lo bueno y que tengan un feliz y buen año 2013

Queridas/os amigas y amigos:

Un año más, Ananda, y en esta ocasión también su primo Enrique, que es un gran dibujante, nos regalan estas preciosas postales que compartimos con todos ustedes.

Gracias por estar ahí, por el apoyo, la confianza y la amistad.

Recordamos a los amigos que se fueron este año, personas que deseaban un mundo mejor que este en el que ahora habitamos, más libre, más igualitario, más fraternal, más justo, más respetuoso, más humano.

Por una buena educación. Educar mejor, educar bien, lo contrario del camino por el que vamos. Para ser libres, para pensar, para sentir, para respetar, para aceptar, para disentir, para compartir, para ser justos,  comprometidos … para avanzar hacia una sociedad más igualitaria, centrada en el bienestar de las personas y de todos los seres y en el respeto y la armonía con la naturaleza.

Que con nuestros actos contribuyamos a que nuestras esperanzas, sueños e ideales de un mundo mejor se hagan realidad. Por ellos, por los que se ya han ido, por los que permanecemos, por nuestros hijos y por los que vendrán después.

Y poder alegrarnos con todos los mirlos que seguirán cantando cuando ya no estemos.”*

*verso de un poema de Bertolt Brecht (en singular en el original).

Les deseamos todo lo bueno y que tengan un feliz y buen año 2013.

Después de las postales hemos puesto unos hermosos poemas de José Jiménez Lozano de su libro “La estación que gusta al cuco”, editado por Pretextos, Valencia. 2010.

No manchar nada, ni aun en mi pensamiento. Ni siquiera en mis peores momentos destruiría una estatua griega o un fresco de Giotto. ¿Por qué, pues, otra cosa? ¿Por qué, por ejemplo, un instante de la vida de un ser humano, que podría ser feliz por un momento?

Simone Weil

PUERTA ENTREABIERTA

OLOR húmedo

de mies recien cortada

la luz de la luna palidece,

brilla el lucero matutino,

canta la alondra.

Entreabres un poco

las puertas y ventanas de tu ánima,

y aceptas el regalo.

 

RAÍCES

DEL árbol antiguo arrancado por el viento

nunca se vio el final de sus raíces;

eran como una esperanza grande,

y destruída.

 

CAUTE!

¡QUÉ hermosos son los dientecillos

del rocío, en el jardín del otoño! Pero

¡cómo tiemblan el gorrioncillo y el mendigo!

¡Ten cuidado con la estética!

 

LAVANDERA

VIEJA lavandera en agua helada,

manos rojas, deshechas,

blancor de ropa ajena.

¡Tanto poder tenían!

Daban blancor al mundo.

 

HOJARASCA

HOJARASCA de pino, que conserva

el olor del Génesis,

y arde como una estrella antigua.

Tal debió de ser el diseño primitivo

de un corazón humano.

 

José Jiménez Lozano, de “La estación que gusta al cuco”. Pretextos, 2010

 

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>