Mesa redonda y presentación de Rincones del Atlántico

“Arquitectura y Paisaje. La arquitectura tradicional en el medio rural de Canarias”
“Ideas y propuesta para un futuro mejor”

Lugar: Club La Provincia. C/ León y Castillo, 39, bajo. 35003, Las Palmas de Gran Canaria
Fecha: 31 de marzo a las 20:00 horas

La verdadera generosidad con el porvenir consiste en darlo todo en el presente
Albert Camus

La revista Rincones del Atlántico organiza en el Club La Provincia la primera de una serie de mesas redondas que se celebrarán en todas las islas. Estas mesas redondas tienen el doble propósito de presentar la publicación del tercer y último número de su trilogía “Arquitectura y Paisaje” (dedicada a la arquitectura tradicional canaria) y dar a conocer el proyecto del próximo número de la revista, que estará dedicado fundamentalmente a “Ideas y propuestas para un futuro mejor”.
Con esta convocatoria se invita a la ciudadanía a participar y colaborar en la preparación de este próximo número, cuyo objetivo será contribuir a la difusión, valorización y cuidado del territorio: la tierra, el paisaje y el patrimonio natural y cultural de las islas, con artículos relacionados y presentando ideas y propuestas para mejorar el presente y el futuro de nuestros descendientes, trabajando por una vida buena y por el bien común.
En las mesas redondas participarán, al comienzo, distintos especialistas con una corta intervención (arquitectos, urbanistas, historiadores, biólogos, etnógrafos, etnólogos, agrónomos, agricultores…) y luego se abrirá una charla con los asistentes para opinar y debatir, pues el objetivo es que entre todos y todas podamos enriquecer y mejorar este número de Rincones aportando nuevas ideas y propuestas.
Rincones del Atlántico nació con el propósito de transmitir, de una manera divulgativa, amena, didáctica, con rigor y calidad, el valor y la belleza del paisaje de estas islas y la enorme importancia que tiene su conservación. Como una herramienta estratégica que contribuya a difundir el conocimiento, la valorización y la protección del paisaje, del patrimonio natural y cultural, desde una perspectiva pedagógica, humanista, ecológica, ética y constructiva, ofreciendo ideas y alternativas para un desarrollo realmente sostenible, armónico, racional, ecoeficiente y perdurable. “Conocer para amar y amar para cuidar, proteger y conservar”.

En el número 4 de Rincones del Atlántico se publicó un artículo-propuesta titulado “La arquitectura tradicional en el medio rural”, un trabajo colectivo en el que participó un grupo de expertos y en el que se recogió un amplio número de ideas y propuestas para la conservación del patrimonio arquitectónico y la dinamización del medio rural. Éste fue el germen de los tres números monográficos sobre la arquitectura vernácula: “Arquitectura y Paisaje”. Con ellos se trata de propiciar una visión más amplia y profunda del patrimonio como lugar de la memoria, herencia e identidad cultural de un pueblo. El primer paso para poder valorar, proteger y conservar nuestra arquitectura tradicional es conocerla, comprender que es un elemento esencial que embellece y complementa el paisaje de las islas, que lo revaloriza. Como tradicional, esta arquitectura nos enseña el conocimiento y los valores de nuestro pasado que se fueron transmitiendo, durante siglos, generación tras generación; es una parte fundamental de nuestras raíces culturales. Este elemento patrimonial, tan unido al paisaje eminentemente agrícola de las islas, representa uno de los bienes esenciales para conservar lo local, nuestra cultura, tradiciones y memoria frente al vacío y a la clonación y homogeneización del mundo globalizado.
El trabajo de estudio y análisis de la vivienda en el medio rural de Canarias no ha pretendido indagar sólo en una realidad de un tiempo pasado, ya perdido, una estampa nostálgica de un periodo de las islas o un mero recopilatorio de imágenes y datos tomados de las diversas fuentes históricas. Lo que se pretende es motivar al lector, buscar su sensibilidad hacia su entorno, plantearle un relato de los hechos crítico y activo, impulsarle a entender lo que aún puede ser posible, invitarlo a mirar hacia el interior de nuestra cultura e intentar reconocerse en ella; se trata de lograr ciudadanos activos hacia su pasado, presente y futuro, y, en fin, de recordar que cada persona sigue siendo un factor determinante para que existan sociedades más implicadas.

Como decía Faustino García Márquez en la reciente presentación del tomo III de “Arquitectura y Paisaje” en El Museo Canario, debemos lograr entre todos que esta obra pueda ser conocida, compartida y disfrutada por el mayor número posible de canarios, para que nadie pierda la oportunidad de conocer el qué, el cómo y el por qué de ese precioso patrimonio edificado rural que no podemos permitir que se desvanezca en nuestra memoria ni deje de ocupar el relevante lugar que le corresponde en nuestra cultura.
Y por eso, en esta época que nos ha tocado vivir y en la que urgen cambios, en la que la sociedad está despertando y madurando y somos cada vez más conscientes de la necesidad de los mismos, por lo que nos parece una buena ocasión la salida del próximo número de Rincones del Atlántico para publicar en él una amplia serie de ideas y propuestas que consideramos importantes para caminar juntos hacia un futuro mejor, que propicie una regeneración social, ética, solidaria, ecoeficiente, respetuosa, creativa… basada en la cooperación y en la valorización, el cuidado y la protección de los recursos del territorio.
Nuestra voluntad ha sido, desde el primer número, la de ofrecer ideas y plantar semillas para contribuir a la preservación de nuestro paisaje y patrimonio (y colaborar desde este rincón del Atlántico a la buena salud de nuestro planeta), para caminar juntos hacia una sociedad más justa y en equilibrio con la naturaleza que proporcione una vida digna y buena a quienes ahora vivimos aquí y a las generaciones futuras. “Pensar en el futuro, actuar en el presente, pero sin olvidar el pasado”.
Ideas y propuestas que abarcan temáticas relacionadas con el paisaje y el patrimonio que estamos desarrollando ampliamente con la colaboración de diferentes actores implicados, e invitamos a la ciudadanía a participar en su elaboración, asistiendo a esta mesa redonda para que nos ayuden a mejorarlas, ampliarlas, enriquecerlas, para que sean lo más precisas y certeras posible.
Todas ellas son realizables, sólo hacen falta ganas, ilusión, trabajo, fuerza de voluntad y cambiar las inercias para que el verdadero objetivo sea el bien común.

• La apuesta prioritaria e ineludible por el sector primario, su reconstrucción en el camino de la agroecología y la soberanía y la seguridad alimentaria, “cuidar la T-tierra”.
• La protección y correcta gestión del patrimonio natural y de la biodiversidad de las islas como bien común y recurso esencial. Mantener la buena salud de los ecosistemas respetando los límites. Frenar la destrucción del territorio y trabajar en la revitalización del medio rural y la reconstrucción y rehabilitación de los paisajes degradados.          •  Protección de los derechos de los animales y desarrollo y aplicación de las leyes sobre protección y bienestar animal
• Conocer, valorar y proteger el patrimonio cultural, herencia única y singular que debemos cuidar con mimo para que lo conozcan y disfruten las siguientes generaciones.
• Avanzar hacia la soberanía energética y luchar contra el cambio climático a través de un nuevo modelo energético basado en las energías naturales, limpias y renovables, que son abundantes en las islas.
• Crear un transporte público y eficiente, al servicio de los ciudadanos y accionado por energías renovables.
• Reducir, reutilizar y reciclar. Gestión sostenible de los residuos: recogida sostenible y selectiva, compostaje y reciclaje.
• Trabajar por un turismo realmente sostenible, responsable y de calidad, un turismo ambiental comprometido con las personas y el entorno, que genere mayores beneficios económicos y bienestar para la población local;  mejore las condiciones de trabajo; contribuya positivamente al disfrute, el conocimiento y la conservación del patrimonio natural y cultural y al mantenimiento de la diversidad

Apostar por la calidad del paisaje es apostar por la calidad de vida de la población que habita esos territorios.

Sigue siendo posible lo improbable
Edgar Morin

De hecho, todo ha recomenzado, pero sin que nos hayamos dado cuenta. Estamos en los comienzos, modestos, invisibles, marginales, dispersos. Pues ya existe, en todos los continentes, una efervescencia creativa, una multitud de iniciativas locales en el sentido de la regeneración económica, social, política, cognitiva, educativa, étnica, o de la reforma de vida”.
Edgar Morin

La manera más efectiva de destruir el sentido de identidad de los pueblos es borrar el pasado, desmantelar y fragmentar sistemáticamente las historias que hasta el momento se han narrado entre sí acerca de sus propias vidas”.
John Berger

O

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>