Presentación del nº 8 de RINCONES DEL ATLÁNTICO, por Víctor Montelongo Parada

Presentación del nº 8 de RINCONES DEL ATLÁNTICO

EL MUSEO CANARIO                   Jueves, 12 de junio de 2014   20:00 hs

Por Víctor Montelongo Parada, presidente de El Museo Canario

Buenas tardes. Sean mis primeras palabras para agradecer en nombre de El Museo Canario a Daniel Fernández Galván, que me acompaña en esta Mesa, director de la revista RINCONES DEL ATLÁNTICO, el haber elegido esta casa para la presentación del nº 8 de la colección, dedicado a la  Arquitectura y Paisaje, correspondiente al Tomo II de LA ARQUITECTURA TRADICIONAL EN EL MEDIO RURAL DE CANARIAS, título que justifica sobradamente que nos acompañe el arquitecto y profundo conocedor del territorio de todas nuestras Islas, Faustino García Márquez. Deseo que todos los asistentes se sientan como en propia casa y disfruten de la que estoy seguro será una enriquecedora jornada.

Antes de dar la palabra a los verdaderos protagonistas de este acto -Daniel, porque es quien mejor conoce los entresijos de la obra que hoy vemos culminada y, Faustino, por su cualificación técnica para comentar el trabajo en ella reflejado-  me gustaría compartir con Vds., a modo de contexto, mi impresión de estos 10 años de RINCONES DEL ATLÁNTICO, con sus siete volúmenes (uno de ellos doble) ya editados: de entrada vaya nuestra admiración a su director por la constancia y tesón demostrado y, entrados en materia, RINCONES DEL ATLÁNTICO para los que amamos los libros es un goce intelectual y visual. Su cuidado maquetado junto a la riqueza y calidad de sus ilustraciones ya la hacen atractiva a un primer golpe de vista; si a esto unimos el alto nivel de los profesionales que firman los artículos, es más que suficiente para concluir que hablamos de una revista divulgativa del máximo nivel, cuyo foco de atención es este rincón del Atlántico medio-nororiental donde un puñado de Islas comparten una muy singular naturaleza e historia.

Si con la perspectiva del tiempo repasamos los números hasta hoy editados, aún llenos de actualidad, constatamos la ingente información registrada entre sus páginas: la relativa a las últimas novedades en materia de publicaciones, la contenida en los propios artículos que conlleva valiosas referencias bibliográficas y la difusión de todo un repertorio de imágenes entresacadas de los más diversos fondos fotográficos y que, desde el nacimiento de la fotografía hasta nuestros días y, en particular, para el caso de Canarias, nos acercan de forma excepcional a lo que ha sido el devenir de estas islas. Muchos de sus personajes, anónimos, nos trasladan a quienes fueron nuestros más inmediatos antepasados, sorprendidos en su quehacer cotidiano. Los más pudientes y los menos. No ha pasado tanto tiempo ¿Poco más de medio siglo? y quedamos sorprendidos al ver a los carpinteros de ribera, en el Puerto de la Cruz, afanados entre las cuadernas; las yuntas de vacas surcando los campos de Canarias o los camellos atareados en las labores agrícolas. En muchas de estas fotos vemos también una denuncia social: conmueven esas imágenes de campesinas ataviadas con sus mejores galas y al profundizar en el detalle…descalzas; los niños desharrapados, los mendigos…pero están ahí, es parte de lo que fuimos.

Un aspecto que destacaría en RINCONES DEL ATLÁNTICO es su transversalidad: arte y paisaje,  letras y naturaleza, campo y ciudad, pasado, presente y futuro de estas islas atlánticas; localismo y universalidad. Por sus páginas se asoman las biografías de José de Viera y Clavijo, Nicolás Estévanez Murphy, Gregorio Chil y Naranjo, Pedro Maffiotte Arocha, Pedro García Cabrera, Pedro Lezcano Montalvo…y tantos otros, pero también la de pinos, castaños, higueras, dragos, lagarto gigante gomero, el pinzón azul, el guirre…y en su visión global de la macaronesia, además de artículos dedicados a los archipiélagos hermanos de Azores, Madeira y Cabo Verde y al enclave continental del noroeste africano, igualmente le presta atención a los más pequeños representantes: el archipiélago Chinijo e Isla de Lobos. Aquí y allá RINCONES DEL ATLÁNTICO, las más de las veces detalladamente, otras entre líneas, nos ofrece datos que actualizan nuestro conocimiento de las singularidades de las Islas, desde el acercarnos al conocimiento de los siempre sorprendentes hallazgos de nuevas especies, sean animales o vegetales, hasta la puesta al día del otrora controvertido origen geológico de las Islas.

Otro aspecto que igualmente destaca en RINCONES DEL ATLÁNTICO, con visión de futuro, es su apuesta por la sostenibilidad, con artículos que abarcan desde la agricultura ecológica, gestión de residuos, potabilización, depuración de aguas residuales y recursos energéticos. En este punto, a ninguno de nosotros se nos escapa que la seguridad alimentaria y energética es uno de los temas más candentes de las sociedades de nuestro tiempo lo que, probablemente, aunque no sea con estas palabras, ha sido una de las constantes de la Humanidad, que arranca con los primitivos asentamientos en las cercanías de cursos de agua y la utilización de la leña como combustible. Canarias, al decir de los expertos, es un lugar privilegiado en cuanto a energías renovables y, en esta materia, los avances técnicos en los últimos 25 años han sido espectaculares. En cuanto a la seguridad alimentaria, cierto que nuestros recursos son limitados, pero además se agrava en la necesaria seguridad hídrica, constatada la gran dependencia de algunas islas respecto a las desaladoras. Si pensamos en algo tan sencillo como la lapidaria e incontestable frase ‘sin agua no hay vida’ inevitablemente para unas islas oceánicas y superpobladas, el binomio agua-energía debiera ser la prioridad número uno. De todo ello nos da cuenta, amplia, sencilla y amenamente, RINCONES DEL ATLÁNTICO.

En cuanto al número 8 que hoy presentamos poco voy a decir porque, como adelanté, para comentarlo, con mucho más conocimiento, tenemos aquí a Faustino García Márquez. Lo que más nos llama la atención de esta arquitectura tradicional en el medio rural a   las personas que tenemos una formación naturalista, familiarizados con el medio natural canario, es el conocimiento que, de éste, tuvieron quienes construyeron el complejo patrimonio asociado a las actividades agropecuarias. A título de ejemplos, previeron el comportamiento de los desplomes de los riscos, con viviendas construidas en los lomos muertos y con frecuencia orientadas en función de los vientos dominantes y, en el caso de las eras, muchas adecuadas a los vientos de ladera. Destaca la sabia utilización de los recursos a su alcance, como los distintos tipos de piedra en función del elemento a construir, los barros y arenas para la confección de las tejas o la de las maderas que les ofrecían los árboles de su entorno.

Para finalizar y, a modo de resumen, creo que RINCONES DEL ATLÁNTICO,  en estos diez años, entre sus páginas, además de hacernos tomar conciencia de nuestro pasado y ponernos al día en nuestro presente,  nos deja entrever que un futuro más esperanzador es posible. Muchas gracias a Daniel Fernández Galván por este regalo, impagable, que nos hace con su publicación y, a todo Vds., por su atención.

Víctor Montelongo Parada

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>